La Asociación «Eo,Eo» ha realizado una tarea casi imposible en una remota aldea de Senegal, llamada Iwol. Esta aldea se encuentra perdida en mitad de la sabana africana, a mas de 30 km de distancia de cualquier puesto de salud y con una dificultad altísima debido a que tienen que subir o bajar en una angosta ruta cerca de 5 km para poder desplazarse.

«Eo,Eo» a través de los donativos particulares ha recaudado la cantidad solicitada por mensajes de whatssapp a compañeros, asociaciones y amigos/as que se han prestado a colaborar desinteresadamente.

Esta entidad, después de un duro trabajo para la búsqueda de fondo, ha conseguido construir una casa de salud en esta aldea, la ha equipado con material sanitario, un armario, mesa de oficina, sillas y material de limpieza y cubos higiénicos para poder desarrollar actividades cotidianas en la casa de Salud.

«Una casa humilde, sencilla pero muy importante en el lugar donde se encuentra» destaca el presidente de «Eo,Eo» Daniel Vega, mientras que el jefe de la Aldea, Jean Batista, con lágrimas en los ojos de la emoción dice » tenemos una iglesia, un colegio y ahora una casa de salud, esto es el paraiso».

Ha sido una semana intensa pero con muy buenos resultados, gracia a la colaboración de más de 40 donantes anónimos que han respondido rápidamente a la llamada, se ha podido recaudar mas de 2500 €, a los cuales se han invertido plenamente en la casa de salud y su homologación.

Para ello, con el alcalde de Bandafasi, el director y responsable del distrito sanitario de Kedougou que facilitará la autorización para poder ejercer y que pertenezca dentro de la red de casa de salud del mismo distrito.

Casa de santé de Iwol

La misma comunidad ha propuesto una mujer que se ha formado como matrona, para que pueda ejercer como auxiliar de enfermería, y dar los primeros auxilios básicos, y ayudar a las mujeres a que puedan tener los niños sin que tengan que acudir al puesto de salud mas cercano que se puede tardar mas de 2 horas, según las fuentes sanitarias del lugar, siendo un desarrollo para la comunidad de Iwol.

A esta misma comunidad, después de montar los materiales, crear el espacio se ha realizado por parte del voluntario Antonio Pérez un mural artístico en la zona, en la que sin romper con la estética, intenta de explicar que es una «casa de Santé» e identifica la aldea. «un trabajo duro, mucha calor pero engorile de poder trabajar para esta comunidad» destaca el voluntario.

Todo un logro en un proyecto de cooperación internacional al desarrollo, donde no estaba previsto y gracias a los donantes anónimos se ha podido hacer realidad este proyecto tan interesante, bonito y que tantas vidas podrá salvar en un futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner