La Unión Europea a través del Programa Erasmus + posibilita que cada año más de mil entidades e instituciones lleven a cabo proyectos formativos e intercambios juveniles para jóvenes europeos y de otros países del mundo.

En esta ocasión la Asociación «Eo,Eo» junto con a la asociación turca Youth Work Association han coordinado un curso formativo de Erasmus + que ha tenido como temática principal el desarrollo de competencias y conocimientos sobre los Derechos Humanos. El proyecto ha sido desarrollado en la localidad de Cañete de la Real, un pueblo de la serranía de Ronda, del 22 al 28 de enero de 2020. Esta formación ha sido impartida por Mehmet ÇETİNKAYA y Sansel ÇETİNKAYA, dos jóvenes trabajadores con una amplia experiencia formativa en proyectos de Erasmus + y participantes y promotores activos de la campaña europea «No Hate Speech». Los países participantes han sido Bulgaria, Francia, Grecia, Macedonia, Polonia, República Checa, Rumanía, Turquía y España, con un total de 21 participantes que durante una semana se han estado formando y compartiendo sus experiencias relativas a los Derechos Humanos y cómo trabajarlos y promoverlos desde la perspectiva del educador/a y formador/a con otros jóvenes y colectivos.

        

La Asociación «Eo,Eo» ha sido la encargada de coordinar y acoger a los participantes en España y de mostrarles, como anfitriona, parte de la cultura malagueña y andaluza que caracteriza al sur este país.

Durante las sesiones formativas también tuvo lugar un «Open Space» un espacio reservado a que los participantes diseñen y creen actividades realistas que les gustaría llevar a cabo en el futuro con el partenariado de algunos socios/as y amigos/as encontrados en este curso. Además haciendo uso de la metodología participativa que caracteriza a este tipos proyectos de Erasmus + se dedicaron algunas sesiones para que los propios jóvenes diseñasen actividades en equipo y las pusieran en práctica, simulando que fuesen ellos/as los propios formadores/as, con el resto de participantes.

 

A pesar de la ola de frío que tuvieron que combatir los 21 participantes durante la semana de formación todos los jóvenes valoran de forma positiva la experiencia y la posibilidad que brinda la Unión Europea de poder participar en este tipo de proyectos que no solo mejora y aporta una formación de calidad sino que a su vez permite crear una amplia red de contactos y conocer a profesionales de una  gran variedad de países que trabajan en el campo de lo social y de los que se pueden aprender nuevas metodologías y herramientas que se emplean en otros países europeas para trabajar realidades sociales similares así como comprender cuáles son los conflictos y problemáticas a nivel social a los que deben hacer frente otros países.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner