Los dos cooperantes en Ecuador suman ya 24 días de proyecto, pasando sus más y sus menos. Han llegado a sufrir  diversos temblores y hasta un robo que casi acaba con el proyecto de no ser por la solidaridad del pueblo alhaurino y el propio Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre.

 

Pero no todo es negativo y como en Manabí dicen ‘’ Manta se levanta’’, tras un periodo de adaptación y toma de contacto con los jóvenes  ya se están ejecutando  las actividades y talleres que se planificaron en su momento junto a MIES. Los jóvenes  tienen de lunes a viernes refuerzo educativo, talleres de camisetas, cocina, dinámicas y juegos. Se realizan actividades alternativas para ocupar el tiempo libre y de ocio de estos chicos que se encuentran, muchos de ellos, durante largos periodos tiempo en la calle.

 

Indistintamente, por las mañanas los dos técnicos siguen colaborando con Cáritas, donde acuden a refugios y albergues para trabajar con las familias damnificadas. La situación en los albergues son  muy complicadas y conforme avanzan los días aún más. Muchas de las personas duermen en el suelo sin ningún tipo de colchón o soporte, el agua y la comida es escasa y los mosquitos hacen aumentar de forma exponencial enfermedades tropicales como el Dengue, Zika o el Chikungunya. La situación de las familias esta aún sin resolver, siguen sin hogar y durmiendo en tiendas de campañas desde el terremoto. Se necesita aún mucha ayuda para estas personas, pero ante todo se necesita comprensión y cariño para estas familias que lo han perdido todo.

 

Si quieres seguir el proyecto puedes continuarlo en nuestro Facebook: asociacion eoeo.

                                           

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner